Sobre altos y bajos

Words by Richard Evans, dinsdag 05. september 2017

Cuando Usain Bolt corre los 100 metros lisos solo necesita 41 pasos para llegar a la meta. Bolt mide 1,96m y tiene unas piernas muy largas, lo que le da una clara ventaja al compararlo con sus competidores. Yohan Blake, su compañero de entrenamiento, mide 1,80m, el necesita 46 pasos para correr los 100 metros lisos.


"Así que podéis imaginaros la energía que esto requiere" dijo Leander Paes, el legendario doblista indio, quien una vez ganó a Goran Ivanisevic (1,98) en la copa Davis, a pesar de ser más de 15cm más bajo que él. "Se necesita algo extra de fuerza en la cintura para realizar esos cinco pasos extra" decía Leander.


Diego Schwartzman, el pequeño argentino que con una gran confianza en sí mismo a batido a una serie de jugadores altos como torres para llegar a cuartos de final, incluido el ganador del US Open Marin Cilic (1,98m). Diego tan solo mide 1,70 así que con estos datos os podéis imaginaros los pasos de más que Diego tiene que dar en cada partido para enfrentarse a un gigantón como Cilic.



tennis

Schwartzman ha pasado toda su creciente carrera dando esperanzas a aquellos jugadores que se dieron cuenta que nunca serian jugadores de alta envergadura, esa gente que algún día se atrevió a decirles que se olvidaran de su carrera como tenista profesional tendrán ahora que explicar el éxito del argentino, o de el de otros jugadores como Olivier Rochus, quien a pesar de medir 2,5cm menos que Diego, llegó a alcanzar el número 24 del mundo y ganar numerosas Copa Davis jugando por Bélgica, como también lo hizo su hermano Christophe, quien mide 2,5cm más que él.


Aunque ganó dos títulos ATP, puede que el mayor logro de Oliver fuera llegar a la final en las pistas de hierba en Newport, Rhode Island, en 2011, perdiendo 6-3, 7-6 con John Isner quien mide más de 15 centímetros que él (2,08).


Aunque es cierto que los atletas de elite son más altos y grandes cada generación, en muchos deportes, deportistas de baja envergadura destacan por encima de los demás, un ejemplo claro de ello es Lionel Messi, quien tan solo mide 1,70m.


El fútbol es un deporte en el que los jugadores bajitos pueden sacarle partido a ello, ya que tienen el centro de gravedad más bajo, es por eso que no muchos equipos tienen a la mayoría de sus jugadores por encima del 1,83m.



tennis

También ha habido ejemplos de hombres bajitos haciendo un gran impacto en Cricket, dos de los mejores bateadores de todos los tiempos, la pareja india Sunil Gavaskar y Sachin Tendulkar quienes median 1,52m y aun así hicieron miles de carreras. "Su estatura fue en realidad una ventaja para ellos" dijo su compatriota Paes. "Ellos pueden situarse debajo del bote y levantar la bola fácilmente”.

 

Pero por supuesto no es suficiente con ser bajito, se necesita ser rápido y tener una excepcional coordinación mano/ojo, el hecho de que Schwartzman lidere actualmente el ranking de los mejores restadores del año lo verifica. De alguna manera, esta sorprendente estadística ha llamado la atención del Sudafricano Kevin Anderson, quien mide 2,02m, el también ha alcanzado los cuartos de final en Flushing Meadows y está en la misma mitad del cuadro que Schwartzman. 

tennis

"Ahora mismo Diego es el mejor restador del circuito”, dijo Anderson. "Creo que él tiene una gran ventaja al respecto, mientras que contra algunos de los jugadores yo tengo que ir hacia abajo cuando la bola viene baja, el puede hacerlo con más facilidad, ya que se encuentra en su zona de golpeo”.

 

Anderson, como Paes, apuntan al saque como la mayor ventaja de los jugadores grandes, pero el sudafricano habla también de los movimientos. “Antes, si eras alto, tenías que ir hacia la red y volear, ya que los jugadores realmente altos no tienen una gran movilidad. Ahora se puede ver a algunos de los jugadores más grandes cubriendo muy bien la red". 

 

Los movimientos rápidos son esenciales para los jugadores pequeños, acordaros de los pasos extra que tienen que hacer para llegar a las bolas, Anderson cree que el éxito de Schwartzman es debido a este factor del juego. "En el juego de fondo Diego se mueve increíblemente", dijo. "Su equilibrio, la forma con la que cambia de dirección, es probablemente más fácil cuando no se es tan alto. Dado su tamaño y facultades, Diego puede jugar tenis a un alto nivel".

 

Así que no solo hay arboles grandes en la selva del tenis profesional. Hay más de ellos ahora, por supuesto, menos de los que hubo en la época de Ken Rosewall, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, su revés a una mano fue el golpe más admirado durante aquella generación de geniales tenistas australianos como Lew Hoad, Rod Laver and Roy Emerson. A pesar de que Rosewall, como Schwartzman, media solo 1,70m.

Words by Richard Evans, dinsdag 05. september 2017